Icono del sitio

Gata rescatada que llevaba días olvidada se duerme en el asiento de su rescatista. ¡Estaba cansada!

Luego de varios días a la deriva y olvidada, un gata rescatada no soportó más el cansancio y quedó dormida en el asiento de su rescatista. ¡Estaba cansada!

Conoce su historia

Era un día normal de trabajo para un joven llamado Matt que iba de camino en la carretera con su auto, cuando de pronto notó una masa gris que intentaba moverse en medio de la carretera. Inmediatamente detuvo su auto y se bajo del mismo para ver que era lo que sucedía. ¡Era una pequeña gata olvidada en medio de la pista!

Sin pensarlo la subió al auto. La gata se veía cansada y sucia, pero no tenía heridas considerables que alarmaran la situación.

“Estaba gateando en la calle en un área rodeada solo por bosques, así que seguramente nació allí. La madre no pudo con toda la camada o alguien simplemente la dejó allí”, dijo Matt

.

@matt-383

 

La gata tenía mucha confianza

Pasaron solo unos segundos en el auto de camino a la casa de Matt y ya la gata con mucha confianza se subió en su hombro p ara ver lo que estaba sucediendo por la ventana.

@matt-383

Estaba muy cansada

A notar por las imágenes y lo que mencionó el joven, la pequeña gata estaba muy cansada posiblemente de caminar horas buscando refugio. Tan cansada estaba que apenas Matt la colocó en el asiento del pasajero, la pequeña cayó rendida y se durmió.

Matt entendió muy bien el cansancio de la gatita, así que apagó el radio y no la despertó para que pudiera dormir y recuperar las fuerzas que tanto necesitaba.

«No tuve el corazón para despertarla cuando llegué a casa, así que me senté en silencio con la radio apagada durante aproximadamente una hora hasta que se despertó”. Mencionó Matt

@matt-383

La llevó al veterinario

Al día siguiente Matt se despertó temprano para llevarla al veterinario y así lograr ver si su estado de salud estaba estable. Lo único que iban a encontrar los veterinarios eran pulgas, así que la gata estaba muy bien de salud.

Matt no pudo dejársela

El joven de gran corazón no podía dejarse a la pequeña, así que buscó y se aseguró de buscar las personas ideales para su amiga que encontró en la carretera.

“Solía ​​trabajar en una oficina de veterinarios y examiné a algunos posibles adoptantes. Pagué la primera ronda de medicamentos antiparasitarios y se la di a una señora con otro gato rescatado”, Matt

@matt-383

La pequeña pasó de las calles a un hogar donde iba a vivir el resto de sus días. ¡Que bella historia!

 

Salir de la versión móvil